This story is also available in English.

El Comité de Servicio de los Amigos Americanos (AFSC), organización cuákera de paz y justicia, está muy preocupada por el fallo de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos sobre la ley anti-inmigrante SB 1070 de Arizona, si bien aquélla invalida permanentemente otras partes de la ley.

La decisión de este día afirma que el gobierno federal mantiene el control único de las políticas migratorias. Sin embargo, también sostiene la atroz cláusula “Muéstreme sus papeles”, que al ser implementada respaldará implícitamente la aplicación indebida de la ley en función del perfil racial.

“El fallo de este día desafortunadamente mantiene la peor parte de esta ley mezquina, aunque anuló otras secciones. En los hechos, esto significa que el hablar con acento, el ser una persona de color, o el sufrir otra discriminación en función del perfil racial, puede desatar una profunda  violación de los derechos humanos. Lo más preocupante es que esta decisión socava la fibra moral de la Constitución de Estados Unidos, y puede ser utilizada por otros estados para promulgar leyes que promuevan el perfil racial”, dice Amy Gottlieb, Directora del Programa de Derechos de los Inmigrantes en Newark, NJ.

AFSC se ha opuesto firmemente a la ley SB 1070 de Arizona desde su aprobación en el 2010. Congruente con el Testimonio de Igualdad Cuákero, nosotros rechazamos todas las formas de discriminación, ya sea que estén basadas en la raza, la nacionalidad, el estatus migratorio, etc. El 4 de junio del 2010, AFSC firmó un amicus brief que afirma que esa ley viola tanto la Constitución de Arizona como la de Estados Unidos. 

Hoy AFSC da la bienvenida y apoya los próximos retos legales a la SB 1070 que busquen declarar anti-constitucional a la ley completa.

“Es bastante preocupante que la SB 1070 de Arizona ha sido copiada en cierta medida en otros estados, causando privaciones económicas y desintegración de comunidades inmigrantes.”, dice Gabriel Camacho, Coordinador del Proyecto Voz de AFSC en Cambridge, Massachusetts.

A través de décadas de experiencia respaldando a familias y a trabajadores inmigrantes, AFSC ha sido testigo y ha documentado las condiciones bajo las cuales muchas familias inmigrantes han sido separadas, y los derechos laborales de trabajadores han sido abusados.

AFSC continuará trabajando junto con las comunidades inmigrantes y otros aliados rechazando el odio y la discriminación, y abogando por políticas que den la bienvenida a los inmigrantes y que sean incluyentes. AFSC apremia al Congreso y a la administración de Obama a utilizar los siguientes siete principios para guiar una reforma:

  • Adoptar medidas económicas que respeten los derechos humanos y el comercio justo
  • Proteger todos los derechos laborales de las y los trabajadores
  • Adoptar medidas incluyentes, justas y ordenadas hacia la residencia
  • Respetar los derechos civiles y humanos de la población migrante
  • Desmilitarizar la frontera Estados Unidos-México
  • Respaldar la reunificación familiar
  • Asegurar el acceso a los servicios sociales para la población migrante