From MSN Latino, 8-4-11

Denver, 4 ago (EFE).- Once organizaciones pro-inmigrantes de Colorado enviaron hoy una carta a la empresa a cargo del centro de detención de inmigrantes en Aurora, al este de Denver, protestando la construcción de una pared frente a ese establecimiento.

"La nueva pared demuestra cómo GEO Group, Inc. y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) intentan esconder la realidad de los inmigrantes arrestados y las familias separadas", dijo a Efe Gabriela Flora, de American Friends Service Committee (AFSC).

"Tal vez GEO y las autoridades de inmigración piensan que paredes como ésta impedirán que la sociedad se dé cuenta de lo que está pasando. Por eso hoy realizamos esta denuncia, porque queremos familias y comunidades unidas que pueden vivir sin miedo y en libertad", agregó.

El centro de detención que GEO opera en Aurora recientemente triplicó su capacidad, alojando ahora a 1.100 personas. El proyecto de expansión duró dos años tuvo un costo de 72 millones de dólares.

La Comisión de Planificación y Zonas de Aurora estima que la cárcel de inmigrantes de GEO en esta ciudad ahora genera 7,7 millones de dólares anuales en salarios para los empleados del establecimiento y más de 120 millones anuales para la economía local.

A partir de diciembre de 2009, AFSC, la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC) y otros grupos comunitarios de Denver comenzaron a realizar vigilias de solidaridad el primer lunes de cada mes frente al centro de detención que GEO en Aurora.

La nueva pared, dijo Flora, ahora obligará a que esas vigilias se celebren a una mayor distancia de la cárcel.

"La pared representa la sombra clandestina que cubre la detención de inmigrantes y la deportación de más de un millón de personas por parte de la administración del presidente (Barack) Obama", dijo Flora.

Por su parte, Jeanette Vizguerra, organizadora comunitaria de Derechos Para Todos, indicó a Efe que la nueva pared oculta otra realidad, la de las ganancias económicas de GEO.

 "Este centro de detención existe con el propósito de ganar dinero sobre la base de los impuestos que todos pagamos y de la miseria de familias como la mía", dijo Vizguerra, quien estuvo detenida en la cárcel de inmigración de Aurora.

Vizguerra, madre de tres hijos pequeños nacidos en Estados Unidos y cuyo esposo padece de cáncer, se enterará el 1 de octubre próximo si es deportada o no.

Para la pastora Anne Dunlap, de la Iglesia Comunidad Liberación, la nueva pared del centro de detención de inmigrantes en Aurora es "un llamado a la tenacidad y la fuerza para luchar para que se cierren los centros como éste".EFE